My body doesn’t need your f**king opinion

My body doesn’t need your f**king opinion

Cómo las marcas de moda y belleza venden perfección

El famoso 90-60-90, solo hace daño y nos hunde la autoestima.

Afortunadamente, eso quedó atrás. Cada día son más las marcas que defienden la diversidad corporal y empoderan a la mujer. La belleza no se mide a través de una talla y sí en lo a gusto que te sientes con tu cuerpo.

Esta gran revolución se ha visto en diferentes campañas, pero el gran empujón se lo han dado mujeres conocidas gracias a las Redes Sociales. Influencers, actrices o cantantes, se han manifestado sin filtros, mostrándose más humanas y cercanas.

La parte oscura de Instagram y cómo sus comentarios afectan a tu autoestima

Cuando parecía que la gran revolución estaba consolidada, llega la bofetada de realidad. Y lo que es peor, de nosotras mismas.

 

La cruda realidad

En Kriim queremos que todos os sintáis bien con vosotras mismas, que os queráis tal y cómo sois. Hicimos un ejercicio en nuestro Instagram en el que os preguntamos: 

¿Cuál había sido el comentario sobre vuestro físico o personalidad que más os había afectado? 

A pesar de estar preparados para todo tipo de respuestas, el resultado dio algo de miedo.

Los más repetidos, con diferencia, fueron los referentes al peso. 

Y es que tanto el “gorda” como el “esquelética", se repitieron sin parar. “Estás esquelética, das grima”, “al perder tanto peso pareces enferma”, “no te pongas bikini que no tienes cuerpo para eso” o “¿Cómo le vas a gustar a un chico si no tienes tetas?” son algunos ejemplos de los muchos que nos llegaron.

Tras ellos, obviamente, llegaron problemas como anorexia, depresión, ansiedad… todos ellos complicados de superar y con secuelas.

 

Más guapa, más fuerte

El único arma que tenemos para defendernos es nuestra autoestima. Y es que, una autoestima fuerte es un gran escudo.

Y como en Kriim queremos ayudarte a dar la mejor versión de ti misma, aquí tienes 5 tips para lograr una autoestima a prueba de bombas:

1. Sé amable CONTIGO: Aunque cueste creerlo, los comentarios más feroces nos los hacemos nosotras mismas. Somos las primeras en machacarnos...nos echamos en cara tantas cosas y nos hablamos de una forma tan grosera que nos autodestruimos cada día. Se acabó, mírate al espejo y di solo cosas positivas.

2. Comparaciones no, gracias: Está muy bien que admires a alguien, que te encante el pelo de tu amiga o cómo le quedan los vaqueros a tu prima. Cada cuerpo es un mundo, así que, evita esa frustración.

3. Descarga la mochila: Todas nosotras cargamos con una mochila en la que guardamos miedos, inseguridades, recuerdos y otra serie de lastres que nos impiden crecer. Ha llegado el momento de vaciarla y quedarnos solo con lo que nos ayuda a ser mejores.

4. La lista definitiva: Borrado todo lo que nos hace débiles, debemos recopilar todo lo que nos hace fuertes. Aunque creas que es imposible rellenar ese papel en blanco, no es así. Piensa en todo lo que has conseguido, en esas situaciones en las fuiste fuerte, en los comentarios positivos que te hacen las personas que te quieren… hay mucho, créenos, solo que puede resultar complicado encontrarlo.

5. Plan de acción: No se puede cambiar de la noche a la mañana, por lo que lo ideal es hacer un listado de objetivos que queremos cumplir y ponerles fecha. Estos tienen que ser realistas, ya que, sino la frustración cada vez será mayor. Y, por supuesto, cada logro que tachemos de la lista, se merecerá un regalo.

 

¿Sabes lo que es la regla de los 5 segundos?

¿Y si somos nosotras las que hacemos ese comentario devastador? Sí, muchas veces, sin querer, podemos decir cosas que resultan muy dolorosas.

Para no fallar, el mejor consejo es seguir siempre la regla de los 5 segundos, tan sencilla como eficaz.

Si quieres comentar u opinar sobre el físico de otra persona, primero debes pensar si puede cambiarse en 5 segundos. Si no es así, lo siento, pero tu comentario no sirve de nada.

Con esta regla queda claro que, si tu amiga te pregunta si tiene las orejas demasiado grandes, la respuesta no puede ser negativa. Sus orejas no se van a encoger, así que, ¿de qué sirve tu comentario?

Ejemplos positivos serían: comida entre los dientes, un moco, la bragueta abierta, maquillaje corrido, etc. lo puedes comentar de forma educada, siempre desde el respeto y, la otra persona, puede poner remedio en menos de 5 segundos.


←  Back to News