La verdad sobre los desodorantes naturales

La verdad sobre los desodorantes naturales

Existen muchos mitos y muchos malentendidos respecto los desodorantes naturales.

Durante los últimos años hemos visto un creciente número de desodorantes que huyen del principio activo que encontramos en los desodorantes “del súper”: las sales de aluminio. La búsqueda de una alternativa que respete la sudoración de la piel de forma natural y sea igualmente eficaz se ha convertido en un dolor de cabeza para muchos formuladores, entre ellos nosotros mismos.

Para entender bien la problemática, debemos empezar por el principio.

¿Qué es el sudor y por qué huele?

El sudor es un líquido secretado por las glándulas sudoríparas, que son un tipo de glándula especiales que se encuentran en nuestra dermis y desembocan directamente a la superficie de la piel. Cumplen una función de refrigeración o regulación de la temperatura corporal.

¿Por qué huele? El sudor que emanan las glándulas sudoríparas apocrinas (las que se encuentras en axilas e ingles) es más viscoso que el sudor que segregamos en el resto de nuestro cuerpo. En el caso del sudor de axilas e ingles, está compuesto por agua, lípidos, ésteres y polisacáridos, que es un líquido susceptible de ser degradado por bacterias. El sudor por sí solo no huele. ¿Cuál es el problema entonces? Que las condiciones del ambiente de las axilas y las ingles (falta de luz, humedad, poca ventilación), junto con los lípidos, ésteres y polisacáridos que se encuentran en el sudor de las glándulas apocrinas, favorece la proliferación de bacterias, que degradan el sudor haciendo que huela. Sí, has leído bien, el olor del sudor se debe a la proliferación de bacterias en nuestras axilas e ingles.

¿Cómo funciona un desodorante?

Hay dos tipos de factores clave en un producto desodorante:

  1. La antitranspiración, que impide la sudoración y con ello la degradación del mismo y por ende el olor desagradable que todos conocemos;
  2. La función anti-olor, que no impide directamente la sudoración, sino que incide en evitar la proliferación de bacterias y la degradación del sudor (hace que el sudor no huela, sin impedir su segregación).

El efecto antitranspirante lo encontramos en el desodorante de toda la vida, el del “super”. ¿Cómo se consigue este efecto de antitranspiración? Mediante sales de aluminio. Podréis localizarlas en la lista INCI de la gran mayoría de desodorantes, bajo el nombre de Aluminium chlorohydrate o Aluminium zirconium pentachlorohydrate. Estas sales de aluminio actúan sobre las glándulas sudoríparas ecrinas y apocrinas ocluyéndolas e impidiendo que cumplan su función. El resultado es una reducción de la cantidad de sudor producida.

¿Los desodorantes con base de sal de aluminio son perjudiciales para la salud?

Durante los últimos años se han relacionado las sales de aluminio con el cáncer de mama y el Alzheimer. La realidad es que hasta ahora no hay pruebas ni estudios rigurosos que hayan demostrado una relación entre el aluminio y estas enfermedades.

Por otro lado, la OCU (La Organización de Consumidores y Usuarios) emite la siguiente recomendación: “Aunque no se sabe mucho sobre los efectos y la absorción del aluminio presente en los cosméticos a través de la piel y faltan estudios en este área, si existen recomendaciones de reducir la exposición al aluminio reduciendo el uso de antitranspirantes.”

Hay muchos principios activos que abarcan este objetivo de distintos enfoques. Aquí los principales y más eficientes:

  • Éster de Ácido cítrico (INCI Triethyl Citrate): el ácido cítrico es un ácido orgánico​ presente en la mayoría de las frutas, sobre todo en cítricos como el limón y la naranja. El éster de ácido cítrico es un inhibidor enzimático muy eficaz. Inhibe la descomposición enzimática del sudor y evita la formación de malos olores.
  • Bicarbonato de sodio (INCI Sodium Bicarbonate): es un compuesto blanco sólido cristalino que se obtiene de un mineral presente en la naturaleza llamado natrón. Tiene propiedades antibacterianas y ayuda a reducir su proliferación.
  • Aceite esencial de árbol de té, lavanda y menta (INCI Melaleuca Alternifolia Leaf Oil, Lavandula Angustifolia Oil, Mentha Arvensis leaf oil): son aceites esenciales con propiedades antisépticas y desodorantes.
  • Aceite de coco (INCI Cocos nucifera oil): el aceite de coco aporta propiedades reparadoras, protectoras, hidratantes y purificantes, pero en un desodorante puede ayudar a impedir la proliferación de bacterias y hongos.
  • Polvo de maicena, arcillas y otros minerales: actúan como absorbentes de la humedad y del sudor, para entorpecer la degradación del sudor.

En conclusión: los desodorantes naturales no impiden el sudor

Personalmente creo que lo natural es sudar, porque la sudoración es una función fisiológica necesaria para nuestro organismo. Esta opinión no se basa en los posibles efectos adversos de las sales de aluminio, que, como indicamos más arriba, no están probados, pero se basa en el hecho de que al sudar...

  • Regulamos la temperatura corporal.
  • Eliminamos sustancias de desecho y toxinas.
  • Logramos mantener el pH de la superficie corporal.
  • La capa córnea de nuestra piel se mantiene hidratada.

Al margen del riesgo (o no) que se deriva del uso de las sales de aluminio, no creemos que debamos impedir la sudoración mediante la oclusión de nuestras glándulas sudoríparas, porque al hacerlo estamos impidiendo el normal funcionamiento de nuestro organismo.

Creemos que un producto desodorante debe impedir el olor, y a su vez debe estar formulado para mantener nuestras axilas hidratadas y sanas.

Nuestra propuesta de desodorante definitivo

Desde nuestra marca zero waste SOLITO hemos desarrollado un desodorante con base de manteca de karité, que permite una transpiración natural y ofrece una protección efectiva.

Está formulado en base a polvo de maicena, bicarbonato de sodio y polvo de alumbre. En general, mejora la salud global de la zona de la axila con una textura de secado rápido.

El polvo de maicena captura la humedad, el mal olor. El bicarbonato de sodio evita la proliferación de bacterias y los aceites esenciales que contiene aportan propiedades bactericidas. No contiene perfumes, alcoholes ni aluminio.

Además, en los próximos dos meses, vamos a incluir el Éster de Ácido Cítrico en la formulación, que complementará los principios activos mencionados con sus propiedades inhibidoras enzimáticas, que impiden la degradación del sudor.

Existen dos variedades dentro de este desodoroante:

  • Mandarin Deodorant:  esta variante contiene adicionalmente aceite esencial de naranja y mandarina, y aceite esencial de litsea cubeba que aporta un aroma cítrico muy agradable.
  • Charcoal Deodorant: esta variante incluye como agente adicional de antihumedad el carbón, que destaca por su capacidad absorbente y complementa a la maicena en su función de absorber la humedad y el exceso de sudor. También contiene aceite esencial de menta, que aporta propiedades antibacterianas y una sensación de frescor increíble!

-------------

Artículo escrito por: Eric Steinbauer , Co-CEO y Co-Founder de Kriim.


←  Volver a News

Nuestras Marcas